Páginas

miércoles, 6 de enero de 2016

Cinco cosas que debes considerar a la hora de tener sexo por primera vez con una mujer Part2

Ya es mucho que decir, que el sexo se debe considerar como un acto responsable, en el cual es de vital importancia el uso de preservativo para prevenir el contagio de enfermedades de transmisión sexual. Sin importar que tanto creas conocer a tu compañero sexual, el uso del preservativo debe ser una consigna, para así mantener una vida sana libre de cualquier complicación.
Tocando el meollo del asunto, para el hombre existen ciertos factores a los cuales debe hacerle frente la primera vez que va a intimar con una mujer, ya sea de manera casual o en una relación estable. Obviamente, que todo depende del contexto, pero en general te podrían servir los siguientes consejos.

1. La higiene: este factor creo que es el más importante. Si vas a tener intimidad, después de un día largo de trabajo, o habiendo tenido una cita larga. Lo mejor es que lleves todo el juego previo a la ducha. Créeme que de ese modo evitaras más de un problema. Con respecto a los pelos, lo estándar es mantener tus zonas intimas depiladas, o en la medida libre de tanto vello púbico.



2.  El juego previo: para muchos es normal no dedicarle el debido empeño a esta etapa del encuentro sexual. Y en gran parte, es porque la misma sociedad nos ha vendido ese estereotipo de sexo rápido. Si analizamos bien, la pornografía hace uso de los juegos previos, pero de una manera, a veces, muy directa. Lo cual, hace que el hombre intente seguir esos patrones, recreando escenas que para él son muy placenteras. Nada más lejos de la realidad, puesto que para que un juego previo sea satisfactorio debería incluir lo siguiente:

Masajes: desde el cuello hasta los pies, es vital acariciar cada zona erógena de la mujer (viceversa) sin ir directo al grano.
Besos: nada más excitante para una dama, que sentir las caricias de los labios de su amante. Nunca fallan los lugares como el cuello, las orejas, la base de la espalda, el costado, los muslos y por supuesto que la boca.


Elogios: aunque a muchas mujeres les gusta guardar la compostura la primera vez, para nadie es un secreto, que la mayoría prefieren escuchar frases picantes susurradas al oído. Y no con esto quiero decir que vas a caer en lo vulgar. Por lo contrario, elogios desde lo rico que huele hasta lo bien que saben su piel, o simplemente lo mucho que te gusta como se ve en ropa íntima.
Música: el ambiente musical puede ser un afrodisiaco para muchas parejas, y no está de más improvisar un baile erótico. No todas las mujeres se sienten cómodas bailando así no más, pero si tu tomas la delantera y le muestras tus movimientos, seguramente ella se sentirá lo suficientemente cómoda como para bailar contigo,  y si tienes suerte, para ti.
De tal modo que cuando le dedicas el empeño y esfuerzo, la mujer logra llegar a un gran estado de excitación, sin necesidad de haber tocado ninguna parte intima. Unas de tu meta, seria conocer que es lo que enloquece a esa mujer, para tenerlo en cuenta para la próxima vez, si es que tienes esa oportunidad en el futuro.
Sexo oral: la práctica del sexo oral, es muy común, a pesar que no se le da el debido cuidado al mismo. Siempre está la posibilidad de contraer enfermedades como el VPH, sin que tu pareja presente síntomas visibles. Por lo cual, no te recomiendo practicar esta modalidad, al menos que ya estés en una relación más estable, y conociendo mucho mejor a esa persona. De igual forma, el uso del preservativo es necesario para evitar contraer enfermedades.


3. El sexo: si jugaste bien tus cartas en los juegos previos, ya tendrás gran parte del trabajo hecho. Debido a que la mujer, se encuentra lo suficientemente excitada como para disfrutar del acto. Si te das cuenta, ella sentirá tantas ganas de estar contigo, que desde un primer momento, la pasión desbordada cada centímetro de su cuerpo. 

Lo más difícil para un hombre, es controlarse asimismo cuando una mujer está gimiendo de placer. Es lo más excitante, y para muchos es sinónimo de acabar rápido. Para evitar ser víctima del entusiasmo, lo mejor que puedas hacer es aprender a respirar y controlar tu respiración durante el sexo. Si mantienes una respiración estable, los latidos de tu corazón se mantendrán equilibrados, y no te dejaras consumir por la ansiedad.

Otro punto de ayuda, es dejar que sea ella la que se mueva, aunque puede ser una jugada fatal, si dejas que la mujer lleve las riendas del ritmo, en su debido momento, podrás sentir diferente y por ende que cambie el estímulo.

La comunicación es otro aspecto vital, puede ser que sientas vergüenza o te de pena, comunicarle a tu pareja que se detenga un momento porque sientes que tienes ganas de eyacular, te puede salvar de quedar como un novato a satisfacerla profundamente. Así que no tengas ningún tabú, y si estas en una posición en la cual sientes que estas a punto de estallar, detente y cambia. Ya verás que ella te lo sabrá agradecer.

4. Tiempo versus técnica: dependiendo del lente, algunos te dirán que entre más tiempo mejor. Y otros, que la técnica hace al maestro. Lo que sí es verdad, es que todo depende de la situación. Como estamos hablando de la primera vez que vas a tener un encuentro sexual con una mujer, ya sea amiga o simplemente una conquista. Te puedo aconsejar, que le dediques esfuerzo a ambos aspectos. Un tiempo estimado considerado como normal para el coito, varía entre los 10 minutos hasta los 15, si a ese lapso le sumas el juego previo, se podría hablar de unos 30  minutos en global.

El tiempo puede llegar a ser aburrido y doloroso, si practicas una técnica monótona sin sorpresas. Es decir, de nada vale penetrar durante 60 minutos a una mujer, si vas a terminar causando dolor por tanta fricción y roce. Ten en cuenta, si vas a llevarla a un hotel, después de una cita, tampoco vayas a resumir el encuentro sexual en un corto periodo de tiempo, donde tú seas el único que disfrute del acto.

Para tener un mejor desempeño, te recomiendo que practiques algún ejercicio cardiovascular, que veras como te dará la resistencia necesaria para mantenerte más activo, ya que tendrás una mejor capacidad pulmonar. Uno de los principales problemas, con los que el hombre se enfrenta, es con no poder mantener un ritmo durante el sexo. Y es que nadie dijo que fuese fácil moverse continuamente durante más de 10 minutos, para eso necesitas tener fuerza.

Finalmente, cuando estés en la penetración, no olvides alternar el ritmo, desde lento y suave hasta rápido y profundo. Para una mayor satisfacción, pon mucha atención como tu pareja disfruta, y explota esa información al máximo. No olvides por lo menos cambiar de lugar, superficie y posición las veces que puedas, así te ayudaras a no excitarte demasiado con una posición que estimule mucho tu miembro, y ella sentirá placer a explorar no solo la cama como única opción.


5. El después: ya cuando se termine el encuentro, si le pusiste empeño en satisfacer a tu pareja, veras como ella automáticamente va a sentir unas ganas enormes de descansar, incluso de dormir un buen rato. Si no quieres ser otro del montón, aprovecha ese instante para abrazarla, darle otros besos, mirarla a los ojos, decirle lo mucho que te gusta su cuerpo. Trata de evitar hacer preguntas talas como: ¿te gusto? ¿Qué tal estuvo? Que para ser franco, no viene al caso. Tú mismo te darás cuenta, si el sexo fue placentero, por las reacciones que ambos tengan.


Bueno, me despido hasta la próxima, espero que me dejen su comentario, ya sea para bien o para mal, y poder compartir por aquí sus experiencias.

Saludos.