Páginas

martes, 5 de agosto de 2008

Altos alquileres y una economía más débil que nunca

Una noticia alarmante desde mi punto de vista es el alza de los precios de los alquileres. Esta situación perjudica notablemente a la población de Venezuela en todos los aspectos, ya que el salario mínimo no alcanzaría para vivir dignamente y alimentarse de forma adecuada. El alza de los precios de los alquileres de los inmuebles comerciales se debe a que en Venezuela existe un congelamiento de precios que solo afecta a los inmuebles residenciales. De este modo casi todos los propietarios prefieren no alquilar su inmueble y dejarlo vacío, puesto que no percibirían una ganancia justa.

En múltiples estados del territorio nacional es mayor la demanda del alquiler de viviendas, pese a que según cifras del estado los dos últimos años el 90% ha sido venta de viviendas y un 10% relacionado a alquileres. Otro problema que tiene que enfrentar la población es el costoso precio que sale construir una casa, y más aun si vives pagando un alquiler mensual. Como se podría comprar una casa si tienes que pagar un alquiler mensual entre 500 y 1000 bolívares fuertes, y además gastar mínimo otros 500 bolívares fuertes en alimentos y gastos varios (sin contar los pagos de servicios como la luz y el agua).

Por otra parte, ahora las oportunidades de conseguir un terreno en zonas aledañas al casco metropolitano de las ciudades se ha convertido en un mito. Como respuesta, la gente de bajos recursos le ha tocado que invadir zonas y construir ranchos para así poder sobrevivir. Y es que para nadie es un secreto que Venezuela se distingue por ser un país donde el embarazo precoz y la ausencia del padre en la familia es el pan de cada día. La mujer venezolana le toca que hacer frente con sus hijos, en una nación donde la inflación y la mala paga son el cáncer de la economía individual de cada persona. Un claro ejemplo de lo que relato es un familiar muy cercano, la cual tiene 4 hijos y no tiene esposo alguno que la ayude a sostener el hogar. Para colmo vive alquilada y no percibe una entrada monetaria mayor a los 1000 bolívares fuertes mensuales.

Por lo que quizás las famosas invasiones se deban a la poca oferta y alta demanda de alquileres y a los elevados precios de los mismos. La pregunta seria que se puede hacer ante esta situación, ¿invadir o vivir en un rancho es la solución al problema? Yo a mis 23 años de edad temo el solo hecho de casarme y tener que enfrentar esta dura realidad, pues estoy conciente que si me caso y vivo en un inmueble alquilado no tendré oportunidad de adquirir una propiedad propia. Por lógica seria casi imposible ya que las matemáticas no dan, al menos que sea uno de los afortunados que reciben un préstamo para construir una vivienda.

No estoy muy enterado de cómo es el proceso que lleva acabo el gobierno para la entrega de prestamos pero realmente tengo fe de que yo sea uno de esos tantos que se benefician. Pero como todo en este país, esos procesos son traumáticos y largos. La mayoría de ellos son por suerte o por que tienes algún contacto en la institución. Por supuesto que lo digo sin saber, puesto que nunca he intentado pedir un préstamo a una institución. Pero si es como el proceso de sacar el pasaporte, afirmo que seria una travesía pedir un préstamo.