Páginas

viernes, 8 de agosto de 2008

La figura institucional del Gobernador y Alcalde perderá validez en Venezuela.


No es sorpresa para nadie que la Ley Orgánica de Administración Pública aprobada vía Habilitante sea una jugada del Gobierno para intentar adueñarse de las Alcaldías y Gobernaciones ante la inevitable perdida en las próximas elecciones de Noviembre 2008. Mediante un proceso paralelo en el cual se crea un Órgano presidido por el Vicepresidente de la República. Acorde con la ley “se concibe como el órgano superior de coordinación y control de la planificación, encargado de garantizar la armonización y adecuación de las actuaciones de los órganos y entes de la Administración Pública Nacional”.

Lo que genera la inquietante pregunta ¿Cuál será el rol de un Gobernador o Alcalde dentro de este nuevo Órgano? Y acaso los mismos están perdiendo la autonomía en el libre ejercicio de su cargo y toma de decisiones. Tan solo basta recordar el arduo proceso administrativo por el cual pasa una Obra para ser aprobada y ejecutada por la alcaldía o Gobernación. Ahora este Órgano acaso facilitara este proceso o retribuirá mas complicaciones.

Lo que llama la atención para ser más precisos, es que mediante esta Ley el encargado de determinar si se ejecuta una obra en cualquier región del país es este nuevo Órgano. Lo que visto desde cualquier ángulo le resta valides a estos dos cargos del poder Ejecutivo. Por ejemplo, si en un pueblo del estado Táchira el alcalde prevea realizar una obra en respuesta a una necesidad diagnosticada tendrá que primero ser revisada y aprobada por este Órgano. Lo que genera la expectativa de que en el dado caso que una obra se estanque o no llegue el dinero para ejecutarla, se dará el común “peloteo” entre la Alcaldía-Gobernación y ahora se le sumara el nuevo Órgano Administrativo.

Bajo que necesidad real o atenuante social se promueve la creación de este Órgano, y porque no viene a pertenecer como un eje dentro de la organización administrativa de las alcaldías o gobernaciones. No cabe duda que existen muchas mas interrogantes en el pueblo venezolano, lo cual impulsa el desagrado a este tipo de decisiones. En contraste, si se presentara a la nación un estudio que dictamine razones contundentes para crear este órgano, creo que por lo menos la gente entendería hacia donde va dirigido.

La oposición venezolana no entiende como en un país donde muere tantas personas semanalmente, donde la inflación esta quebrantando la economía familiar y social (y mas ahora que el gobierno libero el precio de 17 productos alimenticios, agosto 2008), donde el embarazo precoz parece ser tan común como los secuestros entre otros hechos siniestros, al Presidente se le ocurre la idea de crear un órgano que coordine la planificación en todo el territorio. Es que acaso la seguridad no es un tema lo bastante urgente como para tomar medidas en el asunto, o no es lo suficientemente horrible ser victima de la delincuencia desbordada casi a diario. Creo que estos factores sociales no son un problema real para el Gobierno de turno, de lo contrario se le vería mas premisas y preocupación por resolverlos. El pueblo esta cansado de no ser escuchado y de ver como es más importante la política que las necesidades sociales para este revolución.

Pese a que la actuación de este Órgano estará al servicio de las personas y brindará especial atención a lo relacionado con el aspecto social. Se me vino a la mente el ya gastado discurso político que determina a los integrantes del oficialismo (chavistas) como el único pueblo, y excluye al resto tildándolos como títeres del imperio. Entonces, cabe preguntarse si este órgano estará solo al servicio de ese pueblo rojo rojito, o será imparcial ante las tendencias políticas. No cabe duda que si sigue las directrices de los Consejos Comunales, los únicos beneficiarios a gran escala serán los chavistas. Y es que la figura del consejo comunal y demás formas de organización comunitaria que manejen y utilicen recursos públicos serán incorporadas al Órgano. Pero entonces ¿por qué no incorporar el Órgano a la Alcaldía o Gobernación? Creo que es la mayor agravante, pero muy fácil de responder: porque no le conviene al Presidente perder el control total en los estados donde el chavismo pierda las presentes elecciones. Y es que el dinero es poder, y como el órgano se desenvolverá como un coordinador de ese poder es evidente que el presidente tendrá agarrado al toro por los cachos.